Seleccionar página

No es que ocurriera un milagro en la entrega de los Premios Iris 2018, es que el mismo hecho de que la gala se produjera, ya fue un milagro…

Es fácil preguntarse por qué esta gala no se emite por una cadena nacional y convoca en su emisión audiencias millonarias, como ocurre, por ejemplo, con la entrega de los Premios Goya. La respuesta a esta pregunta está en la gala misma, y es que la Academia de la televisión es capaz de organizar un gran evento, como es la entrega de los Premios Iris, pero es incapaz de hacer de ese evento un programa de televisión que resulte atractivo para las cadenas y, por supuesto, para los espectadores.

Este años la gala se emitió a través de twitter y durante su emisión hubo momentos en que se acumularon innumerables fallos “mecánicos”, desde problemas técnicos, hasta un sinfín de errores humanos. Todo lo que no debe pasar en una retransmisión televisiva en directo, suele ocurrir con cierta normalidad en las entregas de los Premios Iris.

Resulta paradójico que la gala que quiere premiar a los profesionales de la televisión sea incapaz de hacer televisión, pero ante lo innegable de esa realidad, la Academia de la televisión tendría que hacer algo y dejar de comportarse como si no pasara nada.

Este año los Premios Iris celebraban su veinteava edición y, ciertamente, es un milagro que lleven tantos años con una “mecánica” interna tan poco televisiva, y no digo yo que los profesionales que trabajaron en la gala sean malos, al contrario, doy fe de que no es así, de hecho, hace unos años yo mismo trabajé en una de esas galas, algo que aún le duele a mi currículo.

Entonces, si el evento está bien organizado y los profesionales son buenos, ¿por qué el resultado es tan desastroso? La respuesta a esta pregunta sólo está dentro de la directiva de la Academia de la Televisión, y no digo yo que el problema sea la directiva, pero sí que sólo dentro de la misma directiva podría estar la solución.

Desde aquí me gustaría desearle a la Academia de la Televisión que el próximo año pudiera celebrar una entrega de los Premiso Iris que fuera el resultado de una “mecánica” televisiva perfecta, y no un milagro más, pero muchas cosas tendrían que cambiar para que eso ocurriera, así es que, mientras no cambien, la Academia de la Televisión tendrá que seguir esperando un nuevo milagro.

No quiero terminar sin felicitar a los premiados, cuyo listado se puede ver en este enlace a la web de la ACADEMIA.

Carlos Torres Montañés

 

*Contalentotv no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies