Seleccionar página

Análisis de contenidos de la serie Isabel.

Para que una ficción parezca real, debe ser una mentira bien construida. Por tanto, si falla alguno de sus elementos, la magia se desvanece… Eso parece haber ocurrido en la segunda temporada de la serie “Isabel”.

Isabel y Fernando y sus cortesanos

Esta serie histórica se estrenó en septiembre de 2012 tras muchos retrasos, a causa de ajustes presupuestarios de la RTVE, que provocaron perjuicios económicos a las productoras responsables de la serie. Cuando por fin se programó, “Isabel” cautivó a la audiencia y fue un éxito inmediato, con una media de 4 millones de espectadores y un 20% de share.

Isabel JUAN-PACHECO

La primera temporada tuvo muchos aciertos, uno de ellos fue el de utilizar los acontecimientos históricos como excusa para desarrollar la verdadera trama: la incansable lucha de una mujer, la Infanta Isabel, por triunfar en un mundo de hombres malvados y ambiciosos, representados por Enrique IV y Juan Pacheco. El otro gran acierto fue el de plantear la unión entre Isabel y Fernando como una relación basada en el amor, pero también en el odio y la desconfianza, con una constante rivalidad política y territorial entre ellos. Javier Olivares, responsable de guiones de la primera temporada, lo explica en esta entrevista para LA AVENTURA DE LA HISTORIA.

Una suma de grandes aciertos que contribuyeron al éxito de “Isabel”, algo por lo que hay que felicitar a los responsables de la serie en su conjunto, y en particular a las empresas de producción implicadas, entre las que sobresale Diagonal TV.

isabel temporada 2

En esta segunda temporada algunas cosas han cambiado, una de ellas la relación entre Isabel y Fernando, convertidos ahora en una pareja de enamorados con visos de “cansinos”. Tanto amor y pasión hay en el reino que las traiciones políticas y religiosas de ella se ven como inocentes anécdotas, y las infidelidades sentimentales y territoriales de él son sólo travesuras sin importancia, que tanto su mujer, como los responsables de la serie, olvidan sin mayor problema  (como cuando en el capítulo 25 se sugiere que Fernando ordena el asesinato de su yerno, el Príncipe Alfonso de Portugal, sin que eso tenga consecuencias para el personaje, ni para las tramas). Esto nos da una pista de cuál ha sido otro de los graves problemas de la segunda temporada, los personajes se han ido desdibujando conforme avanzaba la temporada, quedando Fernando convertido en un rey-amante todo poderoso y cariñoso, frente a una conformista y enamorada Isabel que obedece y traiciona a su marido sin ton ni son…

Isabel y Fernando enamorados

En ese aspecto, resalta otro de los graves problemas, la falta de antagonistas de peso, y no porque la historia no los suministrara, ya que tanto Juan II de Portugal, como Muley Hacén de Granada, o hasta el pobre Boabdil, hubieran sido unos fantásticos antagonistas, sin embargo sus personajes no han tenido la fuerza que tuvieron Pacheco, Enrique IV, o Carrillo en la primera temporada.

Muley Hacen Reino de GRanada

Al no haber unos “malos” que actúan como tales y tener a unos “buenos” que tampoco parecen serlo, nos quedamos con una falsa ficción, un contenido que no resulta creíble para el espectador, pero que sigue viendo por un efecto de “rutina”, que se rompe al surgir ofertas atractivas en otras cadenas (La Voz, El tiempo entre costuras, La que se avecina…) Evidentemente los programadores de las cadenas ven la televisión, leen los créditos y conocen los presupuestos de la competencia, por eso no es de extrañar que los mismos que no se atrevieron a competir contra “Isabel” en 2012, ahora hayan lanzado sus mejores contenidos para arrebatarle la audiencia.

El resultado es una bajada importante en el seguimiento de la serie en esta segunda temporada, con una media de espectadores de unos 3 millones y alrededor de un 16% de cuota (en concreto el último capítulo fue visto por 3.398.000 espectadores, tercera opción de la noche tras “La que se avecina” 4.694.000 y “El tiempo entre costuras” 2.455.000)

Llegados a este punto, lo fácil sería culpar de la bajada de audiencia (y de calidad) a los actores, al director, o a los guionistas, pero es más justo señalar a los mismos que atribuimos los aciertos de la primera temporada: los responsables de la serie en su conjunto, y en particular a las empresas de producción implicadas, entre las que sobresale Diagonal TV, algo a lo que no nos tienen acostumbrados, ya que sus producciones de ficción suelen ser de gran calidad, por lo que deseamos que en la tercera temporada se subsanen los problemas y podamos seguir disfrutando de una ficción real.

Isabel temporada 2 cap 24

Carlos Torres Montañés

**Ficha técnica de la serie (segunda temporada) ISABEL

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies